Argentina, alégrate a ti misma.

 

MESSI-HIGUAIN.jpg_1151390924

Texto escrito y publicado en PasiónFútbol.com días antes de la Final de la Copa America Centenario 2016 Chile vs Argentina.
Por Alfredo Rendón.

 

Cadencioso y volviendo locos al par de centrales mexicanos, Diego Pablo Simeone negoció aquel movimiento reglamentario del cual, marcan los libros más sagrados del balompié, no debe ocurrir un gol precedido por tal: el saque de banda. Simeone tomó el artefacto mágico, lo encumbró en sus manos céleremente y tiró de el al tiempo que Gabriel Batistuta se clavaba en el área para requisar el dulce que venía a su espalda como hacen los grandes delanteros, con la consigna anterecepción y la portería vislumbrada en mente, recibió el esférico y simultáneamente quebró al “21” mexicano para reventar la portería del estrafalario meta mexicano Jorge Campos. 2-1. 16 minutos más tarde, el central brasileño Marcio Rezende  pidió la bola en los albores del área albiceleste y Hugo Sánchez se mesó el cabello con menuda desesperación: Argentina era campeón de la Copa América un lejano 4 de Julio de 1993 con un doblete de Gabriel Batistuta.

Apenas se ondeaban efusivamente las banderas del nuevo campeón en el Monumental de Guayaquil cuando el relator mexicano espetó un extraño designio al aire que, pasados 23 años, quedó flotante en la cúpula argentina: “La alegría de unos es la tristeza de otros. En este caso la tristeza es para nosotros y la alegría para los argentinos”. Aquella tarde, marcada por la catorceava conquista continental y el debutante resiliente, delimitaría – casi sin querer – un infortunado devenir durante las próximas dos décadas para la selección absoluta del país donde nació el genio al que le celebramos un gol estratosférico aún a 30 años de distancia. Desde 1993 a este 2016, Argentina ha conocido un solo metal en 6 ocasiones: la plata. Tres ante su máximo rival, Brasil, una ante la Dinarma de Michael Laudrup y dos ante Alemania y Chile en el Mundial de 2014 y la Copa América 2015.

Caso radicalmente contrario el de sus selecciones menores que han vivido la mejor etapa de su historia: 4 preseas de oro(2 en juegos olímpicos y 2 en juegos panamericanos), 3 campeonatos sudamericanos y 5 mundiales Sub – 20. 12 títulos en categorías inferiores contrastan con 0 conquistas y 6 subcampeonatos en selección mayor. Generación a generación surgen estrellas de elite que renuevan la ilusión de un pueblo ávido de títulos; sea por errores arbitrales, sea por los alemanes o brasileños, sea por fallas increíbles, el último eslabón por derrocar se ha mantenido firme y repelente durante 23 años.

Debe ser esta estirpe de jugadores la más benevolente de todas: emprendió el sendero de condescendencia en la extinta Copa Rey Fahd(actualmente Copa FIFA Confederaciones) contra Dinamarca otorgándole la dicha de obtener el último título internacional que ha ganado desde la fecha – 1995 -, continuo con la Copa América 2004 donde en la agonía, casi sin un respiro más, Adriano colocara un ápice arriba aquel escalón inalcanzable y empatara el marcador en el 90 + 3 para ganarlo en penales posteriormente, aquella, una de las más crueles y devastadoras; pero como el fútbol es aquel deporte donde el cielo y el infierno están separados por una línea muy tenue, en 2005 habría revancha para la albiceleste, donde el campo de batalla tendría lugar en Alemania, en la Copa FIFA Confederaciones. De todas las finales disputadas en la última época, esa fue la más estrepitosa de todas, Brasil aplastó 4 -1 a los argentinos; Adriano, otra vez, concretó en dos ocasiones y se llevo el Balón de Oro del certamen para redondear el regodeo brasileño.

Vendría la cuarta ocasión, como asidos de la mística que ofrece la rivalidad futbolística, una vez más, Brasil y Argentina serían artífices de la final de un torneo, tocaba el turno en Venezuela, en la Copa América 2007. Dominio brasileño y un autogol de Roberto Ayala trazarían el rumbo ya calamitoso adoptado por la selección argentina en finales. 3-0. Allí ya empezaba a despegar Messi que poco pudo hacer y seguramente – en esa edición – se le recordará solamente por aquel gol globeado que propinó a México en semifinales. Después habría paso para otro camino aún más nebuloso: Argentina muy apenas calificó al mundial de Sudáfrica 2010 por repechaje para confirmar lo que se venía asomando desde las eliminatorias al quedar eliminada de manera fulminante – por segunda ocasión consecutiva – a manos de Alemania. Un 4-0 que hendió gravemente el corazón albiceleste. Para embadurnar la zozobra, Argentina vio a la selección Uruguaya eliminarlos en Cuartos de Final y rebasarlos en conquistas continentales justo en la Copa America 2011 de la cual fue anfitriona . Las críticas, muy merecidas, fueron despiadadas. Afrentas de la cual el propio capitán,Lionel Messi, fue principal blanco.

Llegó Alejandro Sabella al timón y la calma acompañó. Argentina calificó como primero en las eliminatorias al Mundial del cual sería anfitrión su rival por excelencia y aunque el fútbol no secundaba correctamente, pudo llegar a la final del torneo y por si fuera poco ser testigo fehaciente de la máxima humillación histórica para el fútbol brasileño. El 7-1 atizado por Alemania a Brasil en su casa se erigía como el aditamento ideal para la causa albiceleste. Ganar en casa del rival permeado como nunca antes en su historia era quizá un sueño tan remoto que ni la propia Argentina pudo dimensionar tras caer 1-0 en los tiempos extra. “El mejor pero no el campeón” se repitió ensimismado Lionel Messi al recibir el Balón de Oro de la competencia sabedor de la oportunidad histórica que recién perdía. Al parecer derribar del pedestal a Maradona pasó a ser una empresa tan lejana que hoy día el hincha no distingue de abalorios y pide solo algo al extraterrestre argentino: un título. Mientras tanto, en la algarabía teutona Thomas Müller sentenciaba a una reportera: “A la mierda la bota de oro, soy el campeón”.

Si la norma dice que la tercera es la vencida y no lo es, entonces habrá de recurrir a la lógica y pensar que su doble si lo será. Llegaría la sexta oportunidad, en 2015, contra el anfitrión y una de las pocas selecciones en Sudamérica que no había podido conquistar hasta entonces un certamen continental: Chile. Al igual que la final pasada, en Brasil 2014, la ausencia de Angel Di Maria disponía un mal augurio que terminó por cumplirse cuando Alexis Sánchez tiró a lo panenka el quinto penal de la tanda chilena y dar, tras casi cien años de espera, la primera copa continental para su país. Aún ha de prevalecer en el recuerdo del pueblo albiceleste aquella falla garrafal de Gonzalo Higuaín a segundos de final cuando Claudio Bravo estaba vencido y que complementó para cerrar una de sus peores noches al errar el único penal en la tanda argentina. Como de costumbre el fútbol demostró su incapacidad para seguir cualquier tipo de lógica y Argentina era una vez más autor de una alegría, la del pueblo chileno que pudo presenciar en casa su primer Copa América. La generación benevolente, esa misma qué otorgó la alegría a Brasil de derrotarlos en 3 finales consecutivas o a los Alemanes de convertirse en la segunda selección con más copas del mundo.

En el juego donde la pelota es un artilugio y el devenir un azar intermitente, el nuevo máximo goleador de la selección, Lionel Messi, ha tirado los dados y Argentina, como si estuviese en algún recondito jackpot de Las Vegas, ha obtenido un siete; el número que rúbrica la nueva oportunidad donde ha de saldar  la deuda que tiene con la historia de la forma en la que no pudo hacer las seis veces anteriores: revancha. De lejos parece saberlo, luce renovada, capaz de fortalecerse a sí misma y hacer que sea la historia quién tenga una deuda con ella. Sortear el obstáculo que se presenta al frente luce aún más difícil que la ocasión anterior, y es que en el fútbol  también hay lugar para las veleidades ya que la tarde del domingo en el MetLife Stadium de New Jersey enfrentará en la final continental por segunda vez consecutiva a la albiceleste contra la “generación dorada” de Chile cimentada hace años por un loco argentino y bien reavivada por otro argentino de nombre Sampaoli.

Qué Lio frote el trébol en el gafete de capitán y Martino se deje la libreta, llegó la séptima final y con ella una sentencia tajante de Diego Armando Maradona: “Si no ganamos, que no vuelvan”. Poco más de 20 años repartiendo alegrías a costa del sufrir propio, y es momento perfecto para enterrar el masoquismo y consumar  la más esperada de todas: la tuya, Argentina.

Anuncios

México 3 – 1 Uruguay: Osorio trabaja

Mexico v Uruguay: Group C - Copa America Centenario

Faltaban poco más de treinta minutos para que la pelota iniciara su marcha sobre el césped al son del silbato de Enrique Cáceres en Phoenix cuando México dio el primer vuelco al futuro inmediato de su duelo vs Uruguay: 3-4-3 en rombo al campo, con un gran ausente y siempre infalible Paul Aguilar en el banquillo.  Juan Carlos Osorio desgasta la libreta hasta devorarla, y el partido de ayer no ha sido la excepción, se ha decidido por dejar al mejor lateral derecho mexicano en el banquillo para procurar una línea de 3 con Marquez como eje central buscando mejorar la salida y siendo secundado por Hector Moreno y Nestor Araujo a su lado; en la medular ha propuesto un rombo ya conocido desde partidos anteriores con Diego Reyes de “5”, el criticado posicionamiento del  interior derecho dispuesto a Miguel Layún – quién a la postre, ofrecía apoyos de marca a Javier Aquino para asediar cualquier posibilidad de subida de Álvaro Pereira – , al lado contrario Andrés Guardado haría lo propio y el ápice más alto del rombo quedaba en los pies de Hector Herrera como enganche detrás del hiperactivo Chicharito qué miraba de soslayo a los dos <<alas>> predilectos de Osorio: Jesús Corona por izquierda y el ya mencionado Javier Aquino por derecha.

Entretanto, la celeste de Washington Tabárez desconocedora del parado mexicano en todo momento tiró de la lógica y ancló un conservador 4-4-2 con el par de Pereiras a los laterales y el tándem defensivo del Atlético de Madrid Godin – Giménez por la central; ya en el medio apelo a la experiencia del eterno Egidio Arévalo complementado por Matías Vecino en el pivote y en los costados se situaban Carlos Sánchez y  Nicolás Lodeiro que adoptaba posiciones por dentro siempre que quería a la espalda de Edinson Cavani y Diego Rolán, éste último perseguido por la sombra del gran ausente: Luis Suárez, el pichichi de la Liga Española. Como si la ausencia de Suárez no fuese el único aliciente negativo para el partido de ayer, a minutos de la patada inicial la organización de la Copa tuvo un error garrafal y ha puesto el dedo sobre la yaga: se entonó el himno chileno en la ceremonia cuando correspondía hacerlo al uruguayo.

Con más de cincuenta mil almas mexicanas en el recinto de Arizona inició la contienda y el invitado –  incómodo desde antes del pitazo inicial – sufrió otro desconcierto muy temprano, a los 3 minutos, cuando Andrés Guardado por la parcela izquierda tiró un centro que terminó rematado a ciegas por Alvaro Pereira para decretar el 1-0 en favor de México por la vía del autogol.  Minutos después, al 25′,un tiro de esquina mal ejecutado por los mexicanos y un potencial contragolpe rival fungieron de cómplices para la patada brutal que Andrés Guardado descargó sobre Carlos Sánchez y que el arbitro, ante la irá de los uruguayos, calificó erróneamente de amarilla.  México jugaba con un hombre extra y valiéndose de la confusión charrúa manifestó la ductilidad de su esquema y su amalgama de variantes adueñándose de la pelota y controlando el influjo del partido a través de Javier Aquino que desbordó cuanto quiso a Álvaro Pereira; aunándose por el centro la pareja de interiores aztecas dominó la circulación de la pelota iniciada siempre por el histórico capitán mexicano y patentada por Hector Herrera que apresó a Egidio Arévalo durante 45 minutos y derivó en un Matías Vecino totalmente desorientado y fuera de tiempo, hasta que pasada la media hora de partido, la línea de 3 atrincherada por Juan Carlos Osorio sufrió el juego de espaldas de Edinson Cavani quien disputó un mano a mano con Alfredo Talavera que bien solucionó el meta mexicano con una atajada monumental.

Los últimos quince minutos del primer lapso el ritmo no varió demasiado y México, aún con menos vehemencia que en los minutos iniciales, era dominador del juego y tuvo chances de concretar el segundo dardo en el corazón celeste cuando al minuto 43′ Javier Hernández recibió un pase filtrado por derecha dejándolo mano a mano con Fernando Muslera y que, perdiendo un par de segundos al agachar y levantar el rostro simultáneamente, dio tiempo suficiente para que el central iracundo, Giménez, que cerrara la pinza antes de que el “14” mexicano rematara. Ávidos de oxigeno, los uruguayos no tenían tiempo para más y buscaron cerrar cualquier vía de acceso para el arsenal mexicano por medio de la brusquedad; error que pagó caro el desorientado Matías Vecino a segundos de finalizar la primera mitad cuando en transición ofensiva Jesús Corona tiró del carro y sufrió el embate con fervor del volante charrúa que costeó con la segunda amarilla dejando a su equipo con desventaja numérica para los restantes 45′.

Terminó el primer tiempo y como carta de presentación al certamen continental el equipo del colombiano dio cátedra táctica al funesto arranque del centenar de la Copa América ante una de las selecciones favoritas, todavía desconcertada por la dinámica de los mexicanos tanto para jugar por dentro como para incidir por fuera; tan excelso fue el trabajo colectivo que su máxima estrella, Javier Hernández de 26 tantos en su primera temporada con el Leverkusen alemán, no figuró a la sombra del escudo aéreo uruguayo conformado por el tándem colchonero Godín – Giménez  y del fantástico partido de Javier Aquino que acaparó las atenciones de la zaga contraría.

El profesor Washington Tabárez tomó la pizarra y movió las piezas, consciente de su desventaja numérica y previniendo un mayor dominio mexicano por medio de la posesión del balón, retiró a Nicolás Lodeiro  – que nunca encontró en sus compañeros el socio ideal para orientar los ataques – para dar entrada a Álvaro González y fortalecer el medio campo junto a su ex – compañero de equipo en el Atlas mexicano, Arévalo Ríos. Así pues, Uruguay emprendería la nueva aventura, como mejor lo sabe hacer, en la adversidad, con un hombre menos y abajo en el marcador, los guerreros celestes buscarían la proeza con un 4-3-2 sobre el campo. Por su parte, Osorio decidió no modificar en lo absoluto y conservó su esquema asimétrico.

Iniciaron los segundos 45 minutos y Uruguay hizo alarde a su grandeza, como si no tuviese ahora 10 hombres en el campo sino 12 le arrebató la pelota a los mexicanos por medio de un infatigable Arévalo Ríos, avisando con tenacidad a los aztecas una y otra vez su dominio, lo que provocó la reacción desde el banquillo y Osorio lanzó otra sorpresa más al cespéd, un joven de 20 años, lánguido y pequeño de nombre Hirving Lozano sustituyó al ya nulificado Javier Aquino al minuto 54′; de momento no sería suficiente puesto que a la entrada de Lozano se sumaron 2 llegadas muy claras por parte de Cavani  y Rolán, el primero que no alcanzó a rematar correctamente un centro a pelota parada que se coló entre la jauría mexicana y el segundo que increíblemente tiró al costado la mejor oportunidad de todo el partido para los suyos cuando después de un robo en el medio, Godín multiplicó pulmones y sorteando en el sendero a tres mexicanos cedió a Cavani que de inmediato hizo lo propio dejando a Rolán frente a frente con Talavera cuasivencido. Acto seguido, Tabárez no perdonó la garrafal falla de su delantero y optó por Abel Hernández para sustituirlo al 60′.

Al mismo tiempo, en el banquillo contrario se encontraba de pie y pensativo Juan Carlos Osorio que de inmediato sopesó la gravedad de la situación: con un hombre más, su equipo que 11 vs 11 fue dominador en el primer tiempo, estaba siendo superado ampliamente, no encontraba la posesión del balón y prácticamente perdía todos los duelos en la medular; por tanto, no estaba dispuesto a quedar a la deriva a otra falla uruguaya como la de Rolán y recurrió a un hombre de medio campo que lleva en la espalda el nombre de Jesús Dueñas y retiró del campo a Jesús Corona, que siguiendo la constante de los últimos partidos, se fue diluyendo al pasar de los minutos. Ahora México afrontaría la garra charrúa con Layún tomando una posición por fuera y el recién entrado, Dueñas, jugaría por dentro auxiliando a un desatinado Andrés Guardado que recibía incómodo y no lograba crear líneas de pase.

Manteniendo el ímpetu y a costa de un esfuerzo físico brutal, Uruguay no cedió ante la superioridad numérica y aunque Lozano comenzaba a ser una potencial amenaza, halló en el balón parado un recurso perfecto para buscar el empate, auspiciado por su <<cancherismo>> qué desquició a los aztecas, y al minuto 71, la pesadilla de los centrales de Osorio, Edinson Cavani,  propinó otro avisó sobre la mesa y favorecido de una pésima salida del meta Alfredo Talavera por poco logra el empate. No pasó un par de minutos más cuando el desespero de México cobró su primera víctima, Andrés Guardado, que debió ser expulsado en el primer tiempo, vio la segunda tarjeta amarilla por una falta inocente en las proximidades del área al pulmón charrúa, Egidio Arévalo. La inocencia tuvo fatídicas consecuencias, al 73′, en dicha falta, el hombre que desdeña cualquier abalorio táctico y solo busca con fe un servicio al cual rematar, Diego Godín,  propinó un cabezazo doloroso a las entrañas de la portería de Alfredo Talavera para hacer justicia al fútbol y empatar el partido. Ahora, a pocos minutos de terminar el encuentro, el contexto giró inesperadamente a favor de los uruguayos como homenaje a su esfuerzo; por su lado, México, como nunca antes en la gestión de J.C Osorio, se sintió apresado y en la adversidad.

Apelando a su propio misticismo y al atónito de miles de almas mexicanas en el estadio, México se levantó del sosiego con rabia y buscó canalizar sus ataques a través del hombre que minutos antes representó potencial peligro para la causa uruguaya; Hirving Lozano recibió de Dueñas, Herrera, Layún y compañía una y otra vez quebrando a Maxi Pereira cuanto quiso orillando a Godín a realizar el 2 vs 1 que no fue suficiente para el joven que sirvió un buen servicio a Chicharito, quien otra vez, fuera del ritmo del partido, perdió una buena oportunidad frente a Muslera gracias a una barrida del gladiador Giménez. Lozano logró incidir gracias a su velocidad pero no era suficiente por lo que Osorio no perdió tiempo en decidir su último cambio del partido y al minuto 82: Raúl Jiménez, campeón con el Benfica portugués, suplantó en el ataque al letargado Javier Hernández.

Presa de las múltiples llegadas, Tabárez decidió dar un respiro a su extenuado equipo y se jugó la última carta en la baraja: un par de minutos después del ingreso de Jiménez, sacó del césped a Carlos Sánchez, e ingresó a Gastón Ramírez. Tan solo sesenta segundos después, al 85′, las zancadas de Lozano tuvieron recompensa y en una jugada sorpresiva recibió un pase raso de Dueñas desde el tiro de esquina, enfiló rumbo a portería y sacó un disparo que en el área entre un mar de piernas uruguayas y mexicanas Marquez no pudo controlar en primera instancia, pero como si el balón pidiera a gritos los pies del capitán mexicano, fortuitamente Jimenez recentró bajo entre rebotes y Marquez remató a bocajarro con pierna derecha en el ángulo superior izquierdo de Fernando Muslera quien se quedó inmóvil ante la ráfaga del kayser mexicano que se incrustó en el fondo de las redes. Marquez, con los años, se vuelve más sabio y por lo visto, solo está destinado a los goles importantes; solo un tipo de su magnitud podía romper la tenacidad de la garra charrúa.

Faltaban cinco minutos y el agregado complementario, tiempo suficiente para que la celeste buscase, a base del poco pulmón que le quedaba y el mucho corazón que le sobraba, una ocasión para el 2-2 y ésta, como por excelencia, habría de llegar por el aire, tal cual sucedió al 89′ cuando Godín remató desviado en el área de México. Se agregaron cuatro minutos más y tras un excelso cambio de juego de Nestor Araujo secundado en el aire por la cabeza de Raúl Jiménez,  en otro duelo a velocidad, Lozano volvió a ganar a Pereira para instalarse en el área y regresar la cortesía a Jiménez quien se enredó con la esférica y con un dejo de suerte, pudo servir a la cabeza de Hector Herrera que venia entrando por segundo poste y remató con suavidad para decretar el tercer dardo lapidario para la garra charrúa. Ya en la última jugada del partido, al 94′, se cocinó un contragolpe fantástico entre Jiménez, Dueñas y Herrera que el primero no pudo concretar y mandó a las manos de Muslera cuando se encontraba completamente solo tras un servicio de Herrera que buscaba regresarle de forma condescendiente a su compañero el favor en el tercer y último gol mexicano. Con un halo de polémica el paraguayo Enrique Cáceres dio fin al partido y la historia se consumó: México venció con autoridad 3 por 1 a Uruguay en un partido espectacular.

A su modo, México guarda su misticismo y corazón, mismo que le permitió vencer a una Uruguay que no se derrota ante cualquier adversidad; incluso, parece que el uruguayo por antonomasia, busca el contexto ideal para hacer patente la mítica garra charrúa, y no distingue de colores o naciones, sea Brasil en el Maracaná en una final de Copa del Mundo, sea Argentina disputando la Copa América en su casa o sea México, con un hombre más y con el aliento de más de cincuenta mil gentes. El de ayer, fue un golpe de autoridad sobre la mesa continental, la carta de presentación de México para el certamen, y que con la veintena de partidos invicto se erige como uno de los candidatos a ganar la copa, máxime si es bajo el mando de un hombre como Osorio, quién ayer se dejó la pizarra ganando con justicia a un sabio de mil batallas como lo es Oscar Washington Tabárez.

 

 

Daniel Alves: el linaje anónimo.

dani_alvez_t670x470

Parece que tu salida era inminente, y aunque fue una sanción por parte de FIFA al club la que ha permitido alargar tu estadía, el destino marcaba que lo de hoy terminaría por escribirse y es que en el fútbol suceden cosas inverosímiles, como que los actores del magistral teatro llamado césped no sean quienes al final decidan qué y dónde acaecerá su devenir; no es secreto para nadie que reiteraste bastas veces tu deseo de quedarte aquí, en el FC Barcelona, tu casa. El Camp Nou y sus apoteósicos pasillos abrigaron tu aventura y conquista: la lateral derecha del club fue tuya durante largos 8 años sea con Guardiola, sea con Martino, Villanova o Luis Enrique. Piedra angular, te dicen.

De todos los socios que pudiste elegir, elegiste al mejor: Lionel Messi. No hubo jugador en el club durante todo ese tiempo que brindará más asistencias al argentino que tú, Daniel. No fueron Xavi ni Iniesta como por mucho tiempo se murmuró, y aunque en exceso se hablara de aquellos, solo para pocos fuiste sombra puesto que, por dentro y por fuera, muchas y muchas veces fuiste luz para el equipo. El éxito contemporáneo del barcelonismo descansa fuertemente en tus hombros. Así como en los de Leo, Pep y compañía.

Nos dice mucho de ti, Daniel Alves, que quizás el mayor legado que nos heredes no conste en  tus inacabables carreras por la parcela derecha o tu descomunal potencia al sumarte como un caudillo más en el frente, sino en la idiosincracia que siempre mostraste. La del tipo excéntrico en todas sus facetas, totalmente opuesto a los valores que enmarca el barcelonismo, que defendió a capa y espada con la mayor de las pasiones el escudo que se tatuó en el pecho desde el primer día como pocos han hecho en la historia; a ti, Daniel, hemos de colocarte en ese tablero mágico donde resuenan los Puyol, Xavi e Iniesta.

Tu hegemonia, como la de pocos, está comprobada. El palmarés y los libros de historia escritos a puño de sudor y letra de sangre del Barcelona así lo dictan: 23 títulos, y en todos ellos, fuiste de los jugadores más determinantes. Negar que el camino fue sinuoso sería inapropiado, pues de esa forma estaríamos despojando tu inalcanzable lucha, cosa que más de un par hizo en el club. Eso, Daniel, la necedad de unos cuantos no deberá ensuciar bajo ninguna forma tu historia. Qué los de arriba, adeptos al capitalismo rapaz del fútbol actual,  infravaloren lo que quieran; qué lo mediático los nuble, pues al final, los que afrentan la ignominia son ellos. Tan adentrados en ésta institución y tan lejos de la realidad.. Ya pagarán las consecuencias que tu partida pueda acarrear.

Al final, te vas, y duele muchísimo que la despedida de un gladiador como tú sea a través de un conducto tan artificioso como son las redes sociales pero bueno, es una verdad absoluta que tu voz hizo eco en todo el universo siempre que la alzaste tanto dentro como fuera del campo y por medio de cualquier entidad. El mejor lateral derecho en la historia del FC Barcelona no requiere el Camp Nou entero para hacerse sentir, no cabe duda. Bajo la óptica irracional de la junta directiva del club no fuiste merecedor de un homenaje, o una conferencia de despedida, pero ante la pelota fuiste acreedor a la mejor de todas las despedidas posibles: la de prevalecer por siempre en la prosapia del barcelonismo.

Gracias, Daniel, por las extravagancias y los arrebatos, por adherir a tu piel los colores del barcelonismo y resguardarlos con fiereza siempre, gracias por enseñarle al mundo que este bendito deporte lo hacen los hombres y no lo juegan los nombres, gracias eternas por los 23 títulos y por todas las alegrías.Es momento de mirar atrás y adelante, para remembrar la increíble historia que construiste, y ahora, para ir a donde la bola te lleve pero siempre con una consigna impregnada en el corazón: Eres y serás por siempre cúle.

 

El que es y el que se hace

2367867_ultrawideEs el fútbol y su porvenir azaroso el artífice de concomitancias como la que podremos vivir, ver, respirar y sentir el día de mañana. La final de la UEFA Champions League. El camaleónico coloso italiano ubicado en la Via Piccolomini hará de morada para el partido inusitado: dos clubes rivales de la misma ciudad, con sus particularidades y  adeptos, se enfrentaran en el césped de aquel que alberga una rivalidad también y es que cuando juega el Milán se discierne como el San Siro y cuando lo hace su rival, el Internazionale,  muta en el Giuseppe Meazza; esto es, en suma, la amalgama utópica para el amante futbolístico.

Esta vez, las coyunturas se invirtieron: El millonario llega como haría el menesteroso que tiene enfrente,  y  éste a su vez, lo hace como haría el grande al que enfrentará mañana; el Real Madrid bajo el Zidane incipiente de cinco meses y  el Atleti, en su auge, bajo el viejo lobo de mar, el Cholo Simeone. Ambos estilos, distantes.

Zinedine, muy en su estilo, apuesta y  evoca al talento de sus futbolistas con un poco de orden, escuela que bien heredó de Ancelotti cuando éste, precisamente, le arrebatará hace dos años la gloria de Europa al mismo Atleti en Lisboa. Simeone, con poco más de 5 años al frente del atletismo, construyó un equipo mucho mejor trabajado regido estrictamente en el orden defensivo y el sacrificio colectivo. El atractivo, por añadidura de todo lo anterior, se encuentra en una palabra que a lo largo de toda contienda humana ha traspasado fronteras y derribado imperios: revancha.

El Atleti, en su modo más sosiego, muerde hasta asfixiar; en el de mañana, cuando a 11 rojiblancos se les esclarezca la silueta de Sergio Ramos marcando aquel agonizante 1-1 en Lisboa, el Atlético delirará con el anhelo de su primera Copa de Europa, máxime, si tiene frente a sí al acérrimo rival.Y cuando la bestia delira el espectáculo comienza, porque los grandes sueños se culminan con la pasión de la locura. En su pelotón, el Madrid acudirá a su grandeza histórica desde todos lados, incluso desde el cerco más inmediato al campo: el banquillo, allí donde lo dirigirá una de las grandes figuras de su historia. En el campo merengue, 11 gladiadores deberán mostrar el camino a su mayor, puesto que éste es aquel que apostará  en su talento y a su disposición pondrá todo escenario favorable para su contienda. La batalla enfrentará a uno que aún enflaquecido siempre será  grande y a otro que, a <<derrota – grandes>>, se hace gigante.

Es Cristiano Ronaldo, sin lugar a dudas y con sus 16 dianas, el mejor jugador de los 22, pero es también Antoine Griezmann, con su septena de goles, el artillero perfecto al que le basta una sola bala para acertar en el blanco; y la fortaleza del Atlético, una vez anclada, es impenetrable. Craso error el de la jauría colchonera si pasa de largo, por más nimio que sea, cualquier pormenor: una filtración por alguna de las parcelas podría ser catastrófica, la constante ida orientada al marco de alguno de los 3 centinelas del frente madridista acarrearía graves y numerosas consecuencias y también ha de procurar que la pelota no sea recibida a placer por aquel que porta el 14 blanco en la espalda.

Por su parte, el Madrid deberá girar en torno a un eje que lleva por titulo paciencia. Con sumo sigilo la oncena talentosa debe – y puede, claro – procurar no atraerse por la belleza y caer en el desespero, su juego ha de ser más bien, efectivo. Con seguridad las ocasiones caerán, quizás a raudales, quizás con escasez, pero sucederán. Y será ese el momento oportuno cuando el talento esté obligado a marcar la diferencia, con su destreza y liberando al total su imaginación. Claro que la diferencia de talento entre blancos y rojiblancos no implica que los primeros no han de temer de los segundos pues, con total comprobación de dos colosos europeos en cuartos de final y semifinal, ha quedado claro, y bien claro, que la idiosincrasia del Atleti lleva consigo un alto grado de efectividad. Por tanto, el club de la casa blanca debe mover armas con cautela y asediar cualquier espacio a los velocistas de Simeone. Un descuido o un mano a mano perdido bien podrían representar una Copa de Europa.

El de mañana se erige como un escenario perfecto para ambos: el vehemente que arde de pasión ávido de la dulce satisfacción que sólo otorga la venganzay el titánico, llamado siempre a los grandes escenarios por su abolengo que busca repetir por onceava vez la proeza que su rival, el Atlético, busca hacer por primera vez. Al final, la sensación es firme, y el verdadero ganador no será aquel que levante la orejona en lo más alto de Milán; esa adjudicación, por antonomasia, le corresponde al fútbol.  Nuestro fútbol.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Zinedine Zidane, el riesgo implícito

1451936069-000dv2206012

Aquel lejano 25 de Mayo del 2015 nadie presente en aquella rueda de prensa donde Florentino Perez anunciaba el despido de Carlo Ancelotti imaginó que casi 8 meses después ese mismo hombre de 68 años estaría ahí mismo, en aquella sala de prensa anunciando la precaria contratación de Zinedine Zidane como director técnico del Real Madrid luego de una primera mitad de temporada desastrosa a cargo de Rafael Benítez.

En principio hemos de remitirnos a ese 25 de Mayo porque es precisamente ese momento el que marco la pauta de lo que actualmente es el Real Madrid y su presidente; un equipo que dominó el fútbol durante todo el 2014 y encontró su mejor versión en 10 años , hoy está al borde de la crísis. Se consumó la hecatombe.

Hace 8 meses, la entidad merengue dejo ir al hombre que obtuvó lo que se le nego al Madrid por años, la tan anhelada “décima”. Pero más allá de perder a un entrenador ELITE de Europa, Florentino perdió lo que nunca había tenido desde su regreso al mando en 2009: estabilidad.

Florentino y el Real Madrid  junto a su afición vieron pasar al Barcelona la mejor etapa de su historia, plagada de títulos, rompiendo recórds al por mayor y por si fuera poco en el cámino el Barca encajó un 6-2 en casa y un 5-0 en el Camp Nou, sumados a una eliminación en semifinales de la Champions League.

Ancelotti llegó y todo cambió, de facto”Carletto” dió el primer golpe certero en su gestión y le arrebató la Copa del Rey al Barcelona con un gol estratósferico de Gareth Bale. Después, finalizó el cenit con la conquista de la décima en Lisboa. Qué la Liga la hayáse ganado el Atlético le dolió más al Barcelona que al propio Madrid; ellos les ganaron la Champions cuando estaban a segundos de obtenerla. Un arrebato tan histórico como doloroso.

Este Lunes 4 de Enero, el destino que el propio Florentino se forjó lo ha llevado a tomar una determinación in extremis y en un caso atípico para la “casa blanca”, un DT fue destituido en mitades de temporada y será sustituido por alguien de <<casa>> y referente histórico de la institución: Zinedine Zidane.

Sin haber dirigido ningún partido en primera división – salvo que fungió como auxiliar de Ancelotti -, Zizou llega al banquilo madridista con poco menos de 2 años siendo DT y con 57 partidos dirigidos en Segunda B al frente del RM Castilla en el que registró 26 partidos ganados, 17 empatados y 14 perdidos.

La apuesta es arriesgada y por más que se quiera comparar con Guardiola cuándo llegó al primer equipo del Barcelona, el contexto es totalmente distinto; Guardiola llegó bajo una decisión mejor premeditada y Zidane llega básicamente con la etiqueta de <<bombero>>.

El fránces lo sabe, su nombramiento no responde a ninguna decisión bien fundamentada o razonada, sin embargo el madridismo lo pedía y había que calmar aguas. Florentino no tenía muchas opciones; dejar a Benítez a final de temporada podría haber sido más desastrozo aún.

Estamos ante una situación histórica para el Madrid y su entorno, Zidane deberá convencer a sus estrellas y en ello ya lleva ventaja, por su estirpe tal vez no tenga que luchar tanto con los egos como no pudó hacer Benítez y en su momento bien hizó Ancelotti.

El propio “presi” no sabe bien que es lo que acaba de hacer ni en que lío se ha metido. Actuo por inercia. El nombramiento de Zinedine es una de las acciones más arriesgadas que se han tomado en el Bernabéu en la última decada. La encomienda es demasiada, pero Zidane ha aceptado – no sabemos con certeza si por obligación o convicción -asumir tal empresa.

Aunque ahora el consenso en general es aprobatorio por parte de la afición, la delgada cuerda que sostiene el nombramiento del fránces puede colapsar en cualquier instante y Florentino desconoce si su mandato pueda resistir otra catástrofe. El riesgo está implícito. Parece que fichar a una <<estrella>> el próximo mercado por 100 millones no será suficiente esta vez, Floren.

Clausura 2016: Predicciones y Pronòsticos

Inicia un nuevo año y con el un torneo màs de nuestra querida Liga MX, en vìsperas del inicio del Clausura 2016 en Futbol Bohemio hemos decidido hacer algunas predicciones y pronòsticos sobre lo que acontecerà en este primer semestre del año.

Este torneo pinta para ser el <<fuerte>> del año pues habrà un descendido y Copa Libertadores para Puebla, Pumas y Toluca, ademàs de la llegada de dos tècnicos con propuestas bastante interesantes como lo son Gustavo Costas con Atlas y Luis Zubeldia con Santos. Sin màs que agregar, damos inicio a nuestro texto.

Mejor Fichaje

carlso_sanches_rayados

No habìa mejor forma de comenzar que elegir al mejor fichaje de este invierno y ese es Carlos Sànchez, procedente de River Plate el interior Uruguayo de 31 años llega a Rayados de Monterrey despuès de un 2015 de ensueño con el equipo franjeado, en el que conquisto la Recopa Sudamericana, la Copa Libertadores , la Copa Suruga Bank y un subcampeonato del mundo frente al Barcelona aunado al echo en que se convirtiò en el màximo anotador de River Plate en finales internacionales con 4 goles. Fue junto a Marcelo Barovero y Matias Kranevitter – recièn fichado por el Atlètico de Madrid – los mejores jugadores del equipo dirigido por Marcelo Gallardo.

“El Pato” es un jugador dotado tècnica y fìsicamente, recorrido, llegada al àrea rival y pegada son algunas de sus cualidades que lo convierten en un jugador polivalente en el mediocampo tanto para jugar de interior en 4-3-3 como para posicionarse escorado a la banda en 4-4-2 que fue uno de los parados que màs uso Antonio Mohamed el torneo pasado junto al 5-3-2. Carlos obtuvò el galardon al “Futbolista del año en Sudamerica” que otorga el diario El Pais y su reecuentro con Funes Mori, sumado a Cardona y Pabòn hacen del ataque rayado uno de los màs atractivos para este torneo venidero. A merced de que algùn equipo mexicano suelte una verdadera “bomba” en los pròximos dìas, creemos que el Uruguayo es el fichaje que mejor rendirà en el Clausura 2016.

Mejor Director Tècnico

gustavo_costas_comprende_malestar_cazares_480889513

Gustavo Adolfo Costas, un desconocido total para el balompie azteca ha recaido en Atlas despuès de 3 años exitosos en Sudàmerica marcados por un campeonato de Liga con Barcelona SC – despuès de 14 años – y un bicampeonato con el Independiente Santa Fe colombiano.

Ha dirigido a lo largo de su carrera – digna de un <<trotamundos>> – a equipos del linaje de Olimpia de Paraguay, Racing Club, Cerro Porteño y Alianza Lima, todos ellos protagonistas en sus respectivas ligas. A pesar de estar 6 meses inactivo, con el regreso de Rafael Marquez y la llegada de Egidio Arèvalo(electo en el XI ideal de Amèrica 2015) al Atlas, Gustavo Costas tiene la capacidad de hacer al equipo rojinegro protagonista de la liga.

En Futbol Bohemio tenemos muchas expectativas por Gustavo, un tècnico de un fùtbol ofensivo y con muchos recursos, creemos que darà la <<sorpresa>> del Clausura 2016; veremos a Atlas en la Liguilla despuès de algunos torneos sin estarlo.

Equipo Superlìder

1full

Tigres, el actual campeòn del fùtbol mexicano esta obligado a ser el protagonista del siguiente torneo, màxime cuando jugarà un solo torneo el siguiente semestre y no sufrirà de severàs rotaciones por Copa Mx, Concachampions o Copa Libertadores.

Al espectacular ataque conformado por Rafael Sobis, Javier Aquino, Jurgen Damm y Andre-Pierre Gicnac se le han sumado dos altas muy importantes, hablamos de Lucas Zelarayàn y Fernando Fernàndez. Sin contar que en banca estarà un viejo conocido y en otrora goleador felino: Hector Mancilla.

Creemos que sin lugar a dudas Tigres serà dominador de torneo, finalizarà superlìder con màs de 30 puntos y evidentemente estarà en liguilla entre, cuando menos,los 4 mejores(semifinalistas). Pero ojo, que en la Liga MX està comprobado que ser superlìder no garantiza el – en este caso – bicampeonato.

Campeòn de Copa MX

09080815DDI_CAZ_LEO_CRUZAZUL

Equipo y tècnico sedientos de tìtulos, Cruz Azul y Tomàs Boy buscaràn sin lugar a dudas competir por ambos titulos a disputar(Copa y Liga) y al contar con una de las platillas TOP del fùtbol nacional son indudables candidatos pero el caso de la Copa es especial y es que hoy dìa no hay equipo que màs necesite este galardon como lo necesita Cruz Azul; tanto Cruz Azul y  su aficiòn como el propio Tomàs Boy.

Ademàs, el grupo asignado a la maquina es relativamente sencillo y este Cruz Azul se caracteriza por tomar muy enserio la Copa MX por lo que al no estar equipos poderosos y bastos en planel como Tigres y Amèrica en el certàmen para este año(por Concachampions) creemos que Cruz Azul serà el campeòn de Copa.

Campeòn Liga MX

de-terror-nota

Dirigidos por el dos veces campeòn del fùtbol mexicano, Antonio Mohamed, los rayados de Monterrey son por excelencia candidatos al tìtulo, tal vez no tan favoritos como Tigres o Amèrica pero con uno de los tridentes ofensivos màs explosivos de la liga(al cual se le suma el mejor fichaje de invierno, Carlos Sànchez) creemos que seràn campeones de liga.

Probablemente su mayor carencia sea en el sector defensivo y aunque poseen en esa lìnea a un prospecto buenisimo como Cesar Montes serà esa su mayor debilidad y por ello mismo calificaran cuando màs entre los 5 primeros. Dejaràn ir algunos puntos de forma rìdicula y por desatenciones, pero calificaràn, eso seguro.

Al final el còmo califiquen no importa, Monterrey es junto a su rival Tigres el equipo con mejor pegada y mayor vèrtigo en Mèxico pero esta vez el tìtulo se quedarà en el nuevo estadio – espectàcular – BBVA Bancomer y no en el “Uni”. Lo sentimos mucho Tigres pero no, no seràs bicampeòn.

Equipo Descendido

761px-monarcas_morelia_2-svg

Como ya habìamos comentado al inicio del texto, este torneo arrojarà a un equipo al <<infierno>> del Ascenso MX y aunque muchos dan desde ya por muerto al Dorados de Culiacàn en Fùtbol Bohemio creemos que serà el equipo de Enrique Meza el que descenderà.

Dorados ha echo dos grandes fichajes este mercado de invierno, es cierto que se trata de dos jugadores que ya estuvieron aquì con el Monterrey y fracasaron pero ambos vienen en forma bestial despuès de buenos torneos en Sudamèrica.

Tanto Yimmi Charà que recièn fue campeòn y figura con Atlètico Nacional como Wilson Morelo que por su parte conquistò la Copa Sudamericana 2015 con Independiente Santa Fe junto con el bicampeonato obtenido de la mano del ya mencionado Gustavo Costas; incluso Morelo fue pretendido por equipos como el River Plate de Gallardo.

Por su parte Monarcas se lìmito a traer a jugadores que viven un momento agridulce en la Liga MX, caso Loeschbor, Loboa, Rey, etc. Enrique Meza tendrà que hacer un trabajo fantàstico para salvar a Monarcas porque a pesar de llevar ventaja en la tabla de cocientes sobre Dorados, el equipo sinaloense se reforzò considerablemente mejor. La lucha por no descender se vivirà con fervor hasta las ùltimas fechas, de eso no hay duda, pero Dorados terminarà por ganar.

Equipo Decepciòn

leon

Asì como habrà cosas buenas las habrà malas y Leòn ha dejado ir a una de sus cartas fuertes en el XI titular, hablamos de Gullit Peña quien despuès de dos torneos jugando a nada por fin habìa encontrado su mejor versiòn el torneo pasado y en consecuencia se creìa que Leòn harìa una contrataciòn TOP(ingresò 8MDD por Peña) pero sin embargo contrato <<medianias>> a excepciòn de Maximiliano Moràlez del que se hablan muy buenas cosas.

En las últimas semanas se hablo de que Miller Bolaños(jugador TOP en Sudamerica, 36 goles y 15 asistencias en 51 partidos en el 2015 con Emelec SC) vendrìa al club leones pero mientras eso no pase el panòrama para el equipo de Pizzi se mira desalentador, si León no hace algùn(os) fichajes más me temo que se quedará sin liguilla y probablemente Pizzi tenga que hacer maletas antes de tiempo, es decir, a mediados – finales del Clausura 2016.

Equipo Revelaciòn

563840899159a

Poco se ha hablado en estas ùltimas semanas del Xolos y su nuevos tècnico, Miguel Herrera, què despuès de un inusitado camino con la Selección Nacional regresa al banquillo màs maduro dispuesto a volver a los màs altos estandares en donde alguna vez estuvo.

En este mercado de fichajes Xolos presenta como sus cartas fuertes a Gonzalo Díaz – què mostro cosas interesantes en Amèrica – y a Juninho proveniente del L.A Galaxy en donde fue referente. Estamos seguros de que veremos a un nuevo Miguel, màs sabio y sereno que catapultarà a estos Xolos a los primeros lugares de la tabla.

Una renovaciòn absoluta la que ha echo la directiva fronteriza dando de baja a 9 jugadores de los que destacan referentes como Alfredo Moreno, Rodrigo Salinas y el mejor jugador en la historia de Venezuela, Juan Arango. Si nuestro prònostico no falla, Tijuana calificarà despuès de algunos torneos sin hacerlo y volverà a ser regular, auguramos buenas cosas para Miguel y el equipo del norte.

Jugadores a seguir

Para finalizar – a forma de “extra” – hemos decidido poner a 3 jugadores a seguir en esta temporada siguiente y que tendràn un rendimiento bastante bueno, según nuestras apreciaciones, claro.

Ariel Rojas

ariel_rojas-420x400

Un primer torneo para el olvido fue lo que viviò Ariel Rojas con Cruz Azul y es que se <<ensuciò>> del mal año que tuvo la maquina pero sin embargo al final de la campaña pasada comenzò a mostrarnos el nivel por el que River Plate aùn lo extraña.

Es un jugador de un toque excelente, puede jugar de interior o pegado a la banda ofreciendo apoyos al 5 y proyectando las llegadas por las bandas de los extremos y tambièn posee un fabuloso golpeo de balòn.

El Clausura 2016 pinta para ser el torneo revancha de Ariel Rojas – y de todo Cruz Azul – y Tomàs Boy lo sabe; si Ariel se enchufa y encuentra su mejor fùtbol, està llamado indiscutiblemente a ser de los mejores en la liga.

Oscar Murillo

4497989w-640x640x80

Como es costumbre, el Pachuca y su gestiòn de elite han vuelto a realizar buenos fichajes; Omar Gonzàles, Stefan Medina y Oscar Murillo, de quien debemos echar un ojo, es un defensor central veloz y un verdadero <<escudo aèreo>> con su 1.84 cm. Realmente un portento fìsico con tècnica depurada en la salida.

De la mano del hoy seleccionador nacional, Juan Carlos Osorio, encontrò su mejor versiòn y fue multicampeòn en Colombia, cuenta con 4 tìtulos de liga(3 de forma consecutiva), un bicampeonato de Copa Colombia y una Supercopa de Colombia. Al parecer está listo para dar el salto de calidad y en poco tiempo ser tenido en cuenta por Jose Pekermàn para la selecciòn cafetalera. En la Bella Airosa han dado un gran salto de calidad en sector defensivo, no cabe duda.

Lucas Zelarayàn

zelarayan_39

Su fichaje se envolviò de mucha pòlemica por una disputa con su propio representante pero al final – y por el bien del fùtbol mexicano – hace algunos dìas se confirmò el fichaje de Lucas Zelarayàn por los Tigres del Tuca Ferretti.

La promesa argentina de 23 años juega de Mediapunta y como se han de imaginar, posee cualidades ténicas bastante buenas: toquè de balòn, regate, pegada, visiòn de juego, sprint. Media argentina lo llegò a buscar pero en la industrìa del fùtbol la plata manda y Tigres se hizò del 80% de su pase por una cantidad que ronda los 5MDD.

Este es uno de los fichajes que màs ilusiona y a mediano plazo se posiciona como el sucesor de Rafael Sobis que al parecer terminarà regresando a Brasil tarde que temprano. Una vez màs los Tigres muestran la increìble gestiòn que poseen con Lucas Zelarayàn, una “joya” con tamaños para triunfar en la Liga MX. Esperemos que Ferretti le de los minutos necesarios y de a poco le otorgue ese protagonismo para hacerlo el jugador que marque <<el paso>> en los Tigres.

Terminamos pues nuestros presagios para este Clausura 2016, ya nos estaremos leyendo en seis meses para ver que tan correctos estabamos. La retroalimentaciòn siempre es buena, asì que cualquier comentario o sugerencia la puedes escribir en mi twitter: @AstroPositive9.

 

Ten, Sergio. Toma las llaves, estoy contigo.

BUENO

Me es inevitable escribir con incertidumbre, Sergio. Miro desconcertado tus números como Director Técnico… Tantos equipos, tantas derrotas y tantos fracasos hacen dudar a toda una afición de tu capacidad para con un equipo como este. Triste he notado que son muchos los aficionados que han decidido bajarse del barco, puedo ver impotencia y frustración de miles al tirar su playera, al dejar de seguir al equipo en todas sus entes, digase redes sociales y demás. Los entiendo, no los comparto pero los respeto, la sequía es tremenda.

Siempre he sido partidario de ser objetivo y se que en este caso contigo resulta bastante arduo hacerlo; se manejaron hasta 5 DT’s de calidad, con proyectos prometedores, palmares laureado y  de trayectorias muy distantes a la tuya pero ninguno se concreto, por la razón que sea ninguno de ellos llegó y llegaste tu. Acostumbrado estas a pelear por sobrevivir en la primera división que a triunfar en esta, máxime cuando tu recorrido se ha caracterizado por hacer mucho con muy poco, con plantillas limitadas e instituciones con problemas financieros haz echo equipos intensos, ofensivos e incluso fuiste capaz de meter a más de uno en las instancias finales, esas que se nos complican a nosotros los azules. Puedo decir con toda seguridad que tu no eras la mejor opción para tomar el timón de este barco pero también puedo decir, sin duda alguna, que no eres tan malo como tus números nos engañan porque yo he visto a tus equipos, tu trabajo de campo es excepcional; tal vez uno de los mejores en nuestro balompié, he visto también la forma en la que llevas el vestidor, en la que motivas a tus jugadores y claro que también se que con eso no se ganan títulos pero el trabajo diario y en equipo sí lo hacen y esos tu los dominas en todas sus aristas.

Y debo matizar que antes de cualquier nombre sea de Técnico o de Jugador esta mi equipo y que ninguna decisión por muy mala que sea podrá hacer que me aleje de este club, porque el amor que le tengo a Cruz Azul es invaluable, algo que con palabras no podría explicarte, Sergio. Entre más detractores aparecen, entre más pasajes turbios tenemos, más me encariño; es ese masoquismo deportivo el que me ata a los colores, ese valor de tatuarme la playera en el corazón desde el primer día en que la elegí es una naturaleza que pocos podemos presumir(o lamentar) y que sabedores de lo que elegimos y pregonamos nunca damos un paso atrás porque dar un paso atrás es retroceder y entonces el haber aguantado tantos años y tantas desgracias se resumen a nada por el simple capricho de contrariarnos a una directiva que – al menos en este verano – ha mostrado cordura e intento contratar razonablemente lo  mejor posible para nuestro equipo pero vamos, que complicado es explicarle a los eruditos del twitter lo variable que es este deporte. No vamos a desgastarnos más, Sergio, quien quiera estar estará y quien no quiera pues también estará ya que eso es Cruz Azul: un simple destello, una buena tarde en el Estadio Azul, un buen fichaje, un buen partido y regresaran, uno tras otro, tímidamente pero ahí estarán porque Cruz Azul es uno de nuestros amores más grandes, un amor que mata pero que como mata, también domina.

Finalizo este corto escrito y te reitero mi apoyo, confió en ti, es la oportunidad de mayor prosapia en tu vida; no desconozco que probablemente muchos de los fichajes venideros no los elijas tu, es algo que se vive cada semestre en La Noria pero de trabajar única y exclusivamente con lo que se tiene sin refutar tu eres el experto y con lo que se te de debes hacer lo que nadie en casi 18 años, el calendario ha empezado su marcha y data 365 días de rango en tu contrato, tienes ante ti un año para redimirte en lo más alto del océano de la gloria o para hundirte en aguas profundas de las que pocos han logrado salir, las obscuras aguas del fracaso. Así que toma el timón de este barco y navega con el hasta la mayor de las glorias, enseñanos el rumbo hasta donde nos puede llevar tu capacidad, calla las bocas de todos los piratas que te asechan y desean tu hundimiento. Ten, Sergio. Toma las llaves, estoy contigo.

 

Análisis: El Cruz Azul de un “9” y el de dos “9”

Pavone-Gutierrez-Cruz-Azul-Lanus_OLEIMA20130726_0061_14

 

14 goles en 16 fechas es la pobre marca de goleo que hoy mantiene el Cruz Azul en este Clausura 2015, su peor marca en los últimos 6 torneos – al momento – algo que llama la atención y la molestia de la afición cementera puesto que para el actual torneo se contrato, por mucho, al delantero de más abolengo en los últimos torneos: Roque Santa Cruz. El paraguayo suma 4 anotaciones y  1 asistencia en 631 minutos disputados, una anotación cada 157 minutos(casi cada 2 partidos); números bastante lejos de la expectativa generada por toda la parafernalia de su fichaje pero aun con eso es notorio el nivel y la calidad del guaraní quien no solo ayuda en goles, sino también es buenísimo en movimientos, demarques y creando líneas de pase además de ser un rematador nato de aquellos. Entonces, si Roque es el delantero de más jerarquía en la Liga MX(y su accionar en el césped lo avala), ¿Qué esta pasando? Analicemos.

La mejor cuota ofensiva en un torneo para los de La Noria registrada en los últimos 6 es de 35 goles(casi lo triple de la actual), la cual fue conseguida en el Apertura 2013 bajo el mando de Guillermo Vazquez, ¿Cuál es la diferencia de aquel plantel con este tomando en cuenta que se conservan en el XI titular 5 jugadores de ese 2013? Fácil, dos detalles, Memo jugaba con 2 “9” arriba en el 4-4-2, estos eran Teofilo – Pavone, delanteros que están – yo creo – uno o dos escalones abajo que Santa Cruz y otro aliciente: Fausto Pinto estaba borrado en esa época y Julio Cesar Dominguez(hoy seleccionado nacional) jugaba en su posición. ¿Y esto último que tiene que ver? Pues mucho, aunque no lo parezca.

Fausto Pinto(titularazo de Tena) es un lateral que vio pasar sus mejores años en Pachuca y que hoy en día lejos de generar alguna ventaja es un jugador del que no se puede fiar; nunca sube a línea de fondo, no tiene ida – regreso y en el 1×1 es dócil por lo que jugadores como Alejandro Vela(en los últimos encuentros), Joao Rojas(cuando llego Tena al timón requirió hacerse más defensivo por la incapacidad de Fausto para defender, cosa que con “Cata” no necesito) tienen que bajar demasiado para hacer apoyos y que esa banda no sea una avenida(como suele serlo en los muchos partidos que Joao anda flojo y no baja), esto evidentemente – por momentos – deja a Cruz Azul carente de peligro en la parcela izquierda ya que se preocupa por defender y no por atacar. Mismo caso con Gerardo Flores(sorprendentemente en selección nacional) pero que a comparación de Pinto es más joven, tiene más ida – regreso, proyección ofensiva y claro a Xavi Baéz que cubre su espalda cuando el sube aunado a que el esquema esta ideado de forma que el pueda generar peligro por la banda buscando siempre al “9” por aire.  En esta situación, solución a priori: quitar a Pinto del XI, probar con Alejandro Vela como lateral(en algún momento Enrique Meza lo uso así y no es un Philip Lahm pero si cumple) y de paso, probar también con Chávez en vez de Flores, así como cuando el equipo fue líder en el primer torneo de Luis Fernando.

Ahora el caso de la infame cuota ofensiva, tenemos que Cruz Azul con Memo Vazquez jugo con dos delanteros de “menor” nivel que Roque pero metió casi el triple de anotaciones que el actual equipo. Podemos resumir esto a una frase cotidiana que ahora mismo encaja perfectamente: 2 son mejor que 1.  Vamos a los números, pues:

1. Apertura 2012(primera temporada de Vazquez): 22 GF, 15 GC. Delanteros: Mariano Pavone(primera temporada también, 8 anotaciones) – Omar Bravo. Suplente: Javier Orozco- mismo corte que Mariano – .

2. Clausura 2013: 35 GF , 20 GC. Delanteros: Mariano Pavone(12 anotaciones) – Teofilo Gutierrez(primera y única temporada, 9 goles y 2 asistencias en su paso por México). Suplente: Javier Orozco(jugo la semifinal y final por lesión de Pavone).

3.  Apertura 2013: 21 GF, 17 GC. Delanteros: Mariano Pavone(6 goles) de Punta(jugaban Chaco y Joao detrás, el era él único 9). Suplente: Jeronimo Amione – mismo corte que Orozco(ya en Santos)  y Mariano -.

4. Clausura 2014(primera temporada de Tena, superlíderes): 28 GF 19 GC. Delanteros: Mariano Pavone único 9(4 goles), detrás estaba Formica(6 goles) de MP/Nueve y Medio, a los costados Joao y Fabián(7 goles, máximo anotador). Suplentes: Ismael Valadez, Jeronimo Amione – ambos del mismo corte – .

5. Apertura 2014(no se califico a Liguilla): 16 GF, 15 GC. Delanteros: Mariano Pavone(4 goles) único 9, detrás Formica, Fabián  y Joao(estos dos se rotaban con Chaco) por las bandas. Suplente: Ismael Valadez, Anibal Zurdo – del mismo corte, ambos – .

6. Clausura 2015(16 fechas): 14 GF, 12 GC. Delanteros: Roque Santa Cruz(4 goles) único 9 – solo ha jugado 3-4 partidos junto a Alemao -. Detrás de el Chaco, Joao/Vela y Baez como interior derecho. Suplentes: Alemao(3 goles) – ha jugado varios partidos por la lesión de Roque, también como único 9, de diferente corte, más MP -, Ismael Valadez y Antonio Pedroza – mismo corte – .

Podemos notar que Cruz Azul se caracteriza por contratar a delanteros del mismo corte, el corte “Tanque”, el corte Pavone; este tipo de “9” es poco técnico, físicamente corpulento, de nula velocidad y de mucho sacrificio, mucho roce y rematador de área. Esta consigna se ha seguido desde la etapa de Enrique Meza con Emanuel Villa(17 tantos en su primera temporada, último campeón de goleo en Cruz Azul) y Edixon Perea. Desde ese entonces saltaba a la vista lo mucho que chocaban Tito y Edixon cuando jugaban juntos, es ley, dos delanteros del mismo corte no pueden jugar juntos, se estorban entre si, intuyen de misma forma las jugadas, no tienen técnica ni visión de campo y son igual de lentos. Por eso mismo y por la salida de Villa, Guillermo Vazquez solicito a dos delanteros: Mariano Pavone(en sustitución de Emanuel) y una temporada después(recordar que en la primera campaña de Guillermo se tenia a Bravo) a Teo Gutierrez, un delantero radicalmente diferente a el típico “Tanque” de área, un tipo con menos gol pero con una técnica exquisita, una visión de campo fenomenal y un timming meticuloso. Fue entonces que a partir de la dupla argentino-colombiana Mariano Pavone obtuvo un mejor rendimiento al punto de llegar a 12 anotaciones, una menos que el goleador de ese Clausura 2013, el mítico Christian Benitez, QEPD. Con Teo a su lado Pavone no tenia tanta labor de sacrificio, no tenia que votarse tanto ni mucho menos que preocuparse por bajar para conseguir el esférico, todo eso le ahorraba el ahora “9” de River Plate; básicamente con Gutierrez en la cancha las labores de Pavone eran: Presionar en la salida, Moverse correctamente y claro, anotar goles; las tareas comunes de cualquier delantero.

Cuando Gutierrez salió del club Mariano sufrió mucho, las criticas no cesaron la cuota goleadora bajo considerablemente porque Mariano no tenia a un Teo que le marcara el paso, a un Teo que le dejara el balón con ventaja ahora el tenia que bajar mas, votarse, buscar la bola e incluso en muchos pasajes con Cruz Azul se le llegó a ver haciendo labores defensivas. Esto no represento un mayor problema en las dos primeras temporadas jugando con un solo “9”(una con Vazquez, otra con Tena) ya que la llegada de elementos como Joao Rojas, Marco Fabián y el subidon de juego de Formica dejaron la tarea del Argentino como secundaria porque había goles, no de Mariano pero los habia.

Es cuando esos mismos elementos(Rojas, Fabián, Formica) bajan estrepitosamente su nivel de juego y Mariano recibe todas las críticas, obvio, se acabaron los goles y el responsable de estos es el delantero pero se ignora totalmente que aquellos que juegan detrás de el no pasaban su mejor momento y no le ofrecían ninguna ventaja frente al marco. En plena “crisis de Mediapuntas” Cruz Azul fue al Mundial de Clubes(fruto de la primera gran temporada con Tena al ganar la Concachampions) y como era de esperarse hizo un papelón(Cuarto lugar) a punto de quedarse fuera con el Sidney Wanderers, goleado por un Real Madrid a medio gas(ese partido pudo ser para más pero la contundencia, lo de siempre, falló) y haciendo el ridículo frente a un equipo amateur de nombre Auckland City. Esto exigió la salida de un elemento en especial, el que cargo la culpa de el mal momento de todos sus compañeros: Mariano Pavone – entre lagrimas – jugó su último partido con el equipo frente al Auckland.

Habría que traer un nuevo delantero pero no uno de medio pelo, uno que verdaderamente calmara las aguas porque el barco se estaba desbordando, uno de linaje, uno de talla mundial, casi de elite: Roque Santa Cruz. Dejando de lado el mal accionar de todos aquellos que le dan juego al delantero, Agustin Manzo creyó que con Santa Cruz se solucionaría el problema a la ofensiva, cosa que no sucedió porque la falla sigue siendo la misma y los números lo avalan, jugar con un “9” así sea el mejor de La Liga sirve de poco si sus compañeros no surten balones y provocan que el “9” haga de todo menos lo que debe hacer: meter los goles. Pero ojo, que con Cruz Azul ya quedo clarísimo que poner a dos “9” del mismo corte es un desperdicio.

Dejo estas estadísticas finales(de los últimos 6 torneos, etapas Vazquez – Tena) para resumir perfectamente lo que escribo:

Con dos “9”(de distinto corte) en dos temporadas: 57 GF.

Con un “9” o  dos(del mismo corte) en las últimas dos temporadas:  30 GF.

Solución a priori: Santa Cruz debe ser titular junto a un delantero que pueda ofrecerle ventajas y asociarse con el, ahora mismo no hay otro con esas características en el equipo que Alemao, un jugador que es técnicamente inteligente pero que no tiene la vocación de un “9”, hay que verlos juntos; Tena solo les dio 3 o 4 partidos en el campo en toda la temporada y a opinión personal no me han decepcionado, ambos pueden jugar y asociarse sin mayor problema además de que los dos son un peligro en el área por su estatura y remate de cabeza.

El dato esta ahí y es contundente, el equipo ha visto mas de cerca el titulo con dos “9”, ha marcado mas goles con dos “9” y sobretodo ha dado mas espectáculo con dos “9” que con uno. Como aficionado al equipo – y ahí están los números – prefiero ante todo trabajar por meter los goles que trabajar por no recibirlos. En el fútbol existen dos tipos de equipos: los que salen a ganar y los que salen a no perder y tristemente este Cruz Azul se esta haciendo de los segundos cuando nos ha demostrado que puede ser sin problema alguno, de los primeros.

 

El Grito De Javier, El Grito De México

 

chicharito2
Una noche, un rival, un momento, una oportunidad… Hernández lo soñó, lo buscó, lo luchó y lo logró. La noche de ayer en el mitico Santiago Bernabeú quedará grabada en la memoria de millones de mexicanos, allí donde Hugo Sánchez en otrora estrella del Real Madrid nos regaló memorables partidos y traspaso las barreras de mediocridad estigmatizada del futbolista mexicano, allí en ese lugar un hombre de perfil bajo, entregado y devotado a este deporte <<nuestro deporte, el más espectacular>> dio ayer no solo una exhibicion de buen fútbol sino también nos enseño un  par de valores que hoy en día son estandarte en nuestro país: fe y humildad.

Poco antes de que se cumpliera media hora de partido, Chicharito dio el primer aviso; cedió un balón por banda derecha al Colombiano James Rodriguez quien de inmediato regreso al nacido en Jalisco para que este por más que espero al actual balón de oro, Cristiano Ronaldo termino por no encontrarlo y tiró el balón a un costado de las redes. Fue el primer aviso, Javier estaba presente, entraba en contacto con la pelota, le sonreía, la quería con el, quería ser importante, era su noche, su oportunidad. El Real Madrid fue absoluto dominador en toda la eliminatoria, Simeone -fiel a su doctrina- planteo un juego totalmente defensivo buscando alargar el partido pues el sabia que el Atleti tendría su oportunidad, su gol, ese que obligará a los merengues a convertir otros dos sin 3 de sus jugadores titulares en su esquema; no era mala idea, solo que, esta vez no fue suficiente.

Casi al termino de la primera parte “Chicha” como le apodan sus compañeros tuvo dos intervenciones en el área de Godin y Miranda. En la primera, complemento un magistral centro de, otra vez, James Rodriguez; su remate salió desviado, pero el seguía ahí, insistía, no se rendía. La segunda fue más bien un penalti claro del Central uruguayo que se desentendió totalmente del balón y fue en busca de la humanidad del “14”. El arbitro no marco nada, ante el asombro de la tribuna merengue, termino la primera parte, James y Chicharito fueron, por mucho, los mejores.

Comenzó el segundo tiempo y el reloj corría a favor del Atleti, el 0-0 llevaba la serie al punto que Simeone quería, el de la desesperación, el de los últimos 7 derbis, el de siempre contra el Madrid, la medida ya la tenia. Insistió el Madrid hasta que pasados 20 minutos del segundo lapso Isco soltó un pase de bandera al mexicano que lamentablemente paso a un lado de las redes, fue una falla, pero fiel a su costumbre Javier no cedió, galopo y galopo hasta que tuvo un balón más, por la banda de la izquierda, una pelota suelta que lucho cuerpo a cuerpo con su sombra del encuentro, Godin, gano el duelo, quedo frente a Oblak y disparo sin pensarlo, el esloveno hizo – como en la ida – otra atajada monumental, el Atleti se salvo a poco más de 15 minutos que conducían a un <<hipotético>> alarge. Momentos después el “Genio de Bayrampasa”, Arda Turán fue expulsado por doble amarilla, el principe, el maestro, el “10” se había equivocado, el Atletico se quedo con un hombre menos y el semblante del Cholo anticipaba lo que se venia. Estaba dado, el partido era para el Madrid, fue el destino, la vida, los dioses del fútbol o la mera justicia a un equipo que fue superior 180 minutos.

Y llegó el momento – por si algo más faltaba a esta epopeyica noche -, a tan solo dos minutos de los 90 reglamentarios el estaba en el centro del área, fue testigo de una excelsa jugada entre dos genios auténticos de este deporte, el porque se quedo en el centro del pequeño rectángulo lo sabe solo el, lo intuyo, lo busco. Cristiano, perseguido por Miranda en la parcela izquierda paso a James quien regreso con caño incluido al Portuges, se enfilo y casi cayéndose cedió la bola, la de gloria y la que tanto espero Chicharito… Impacto el botín derecho, el esférico casi llorando entro por la línea de gol: lo consiguió. Corriendo incrédulo por toda el área hasta llegar a la banda de esquina derecha, el de apodo guisante extendió los brazos y grito, grito como nunca, al unísono del Bernabeú, allí había miles, el sufrimiento termino, aquí hubo millones, lo grito un país, no estaba solo, fue una nación entera que grito el gol de el jugador con más fe y humildad, el que mas sufre pero el que nunca ese rinde. Ese es Javier Hernández, el gran cazador del aréa que se metió a la jauría de los leones más feroces y que gano la partida, el que nunca se rinde ante las críticas de <<incluso>> sus compatriotas, el ejemplo más puro del sacrificio, del típico mexicano que despierta por las mañanas a trabajar largas horas de trabajo para llevar el pan a casa. Chicharito es la clase obrera, Chicharito no es el mejor, es el que más lucha, es el ídolo del pueblo, es el amor al fútbol echo persona.

No fue solo tu grito, Javier, fue el de millones, fue el de México.

Gracias Miguel, Gracias México

Imagen

Los festejos del Piojo, la clase de Hector Herrera, el sacrificio del Gallito, las lagrimas de Hernández, el liderazgo de Márquez, las atajadas de Ochoa… momentos que marcaron la participación de México en este Mundial y que nunca se borrarán de nuestra memoria, que nos hicieron gritar, que nos apasionaron e hicieron soñar con que daríamos por fin ese paso que tanto y de distintas formas se nos ha negado.

La Selección Méxicana realizó un torneo diferente al que se esperaba, sorprendió a propios y extraños, se exhibió ante el mundo, jugó como los grandes contra los grandes y eso es gracias a ti, Miguel Herrera, técnico poseedor de la ferviente pasión del fútbol en su máxima expresión, hombre honesto, recto y directo. Nunca bajaste los brazos aún cuando el panorama parecia oscurecerse a escasos días de la justa, tú justa, aquella en la que Mejia Barón te recorto cuando alistaste maletas  e ilusiones que se derrumbaron en tan solo un instante, una llamada. Esta vez, el destino te la concedió, ahora desde el banquillo en donde lo hiciste con clase y categoría al igual que tu equipo.

Nunca olvidaré que México tuvo contra las cuerdas al ‘Pentacampeón’ y a la ‘Naranja Mécanica’ aunado a la grandísima actuación ante una Croacia que tenía en Luka Modric e Ivan Rakitic – dos campeones de Europa – sus máximos referentes. Este fue un Mundial en el que se gano más que un Quinto Partido, el TRI y Herrera insatauraron los valores de la lucha y gallardía, del creer en si mismos sin importar si el rival es un Anfitrión Campeón del Mundo o un equipo Africano con tintes de anarquismo.

Contra Holanda fue cruel, como un puñal que se clava lentamente en el fondo de tus entrañas y poco a poco, paulatinamente, incrédulo miras ,cual tragicomedia, que todo se ha acabado . Perdimos, con la cara en alto y jugando con mucho temple, sí, pero perdimos y lamentablemente seguimos ahí en el peldaño del Cuarto partido desde hace 20 años. Hay que recordar, también, que este fue un proceso atropellado, difícil y sufrido, entre las formas y el haber llegado a esta instancia debemos estar felices y sobretodo orgullosos puesto que las expectativas eran mucho más bajas.

Hoy lloramos porque nos arrebataron la gloria, porque rozamos el cielo y nos sentimos por un momento superiores a los demás, hoy nos toca sufrir pero el fútbol es mágico y con Miguel en el timón – si hay continuidad – podemos, ahora sí, esperar mucho, mucho más que unos Cuartos De Final. Te doy las gracias Miguel por romper con paradigmas, por callarnos a todos las bocas con resultados, por mostrar identidad y personalidad en todo momento, por creer en ti mismo y tu equipo, por este mundial inolvidable y gracias Miguel pero muchas gracias por devolver la fe, esperanza e ilusión a este pueblo que la había perdido.

Nos vemos en Rusia 2018, volveremos y exhibiremos ante el mundo lo que en este mundial fue tan solo un poco de lo mucho que este equipo puede llegar a ser. Defenderé a capa y espada tu continuidad al frente de la tricolor porque la tienes bien merecida, confiaremos en ti para que en los próximos cuatro años lleves y lideres como haz sabido hacer hasta el momento este barco. Contigo siempre, México, Contigo siempre, Miguel. Gracias.

 

//

//